Cómo usar las brumas faciales

Cómo usar las brumas faciales

La bruma facial es uno de los productos más versátiles, y es perfecta para mantener tu piel hidratada y fresca a lo largo de todo el día. Podés usarla en cualquier momento del día y la noche, antes y después del hidratante y del maquillaje. Son de gran ayuda a mitad del día, cuando el rostro empieza a sentirse deshidratado (sobre todo si estás en ambientes secos o con aire acondicionado). 

¿Cuáles son los beneficios de las brumas hidratantes faciales? 

Cuando hacés una pausa a mitad de tu día para respirar un poco, a veces sentís que el rostro perdió toda la hidratación que tenía por la mañana. ¡Este es el momento de sacar tu bruma facial de la cartera! Hacé una pausa, cerrá los ojos y pulverizá la refrescante bruma sobre tu rostro. Cuando los abras, vas a estar lista para encarar el resto del día con un rostro radiante.

¿Cómo uso las brumas faciales?

La realidad es que podés usar este producto como lo prefieras. Pulverizá después de la limpieza facial para una hidratación instantánea. El spray facial se distribuye uniformemente y se absorbe super rápido.

Además se puede pulverizar sobre el maquillaje para darle un doble beneficio: ayudan a fijarlo y aumentan su duración. A todo el mundo le gustan porque son muy fáciles de usar, no necesitan de ningún tratamiento especial y funcionan bajo cualquier circunstancia. 

Agitá bien la bruma facial antes de usarla. No olvides cerrar los ojos y la boca. Pulveriza sobre tu rostro y cuello a unos 15 o 20 cm de distancia. Si preferís podés aplicarlo con un algodón.

¡Tu piel radiante en un instante!


1 comentario


  • Sof

    Qué buen producto!!! Ideal para hidratar en cualquier momento. Súper!


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados