Cómo cuidar tu piel en invierno

Cómo cuidar tu piel en invierno

Seguís con la misma rutina de cuidado de la piel pero notás tu piel más seca, la sentís deshidratada y se tensa más de lo habitual. ¿Qué pasa? La piel siente el invierno, el aire más seco, la temperatura cada vez más fría…Así como cambia la estación, también tu rutina de cuidado. La piel está expuesta al entorno cada segundo del día, percibe los cambios inmediatamente y reacciona

Por eso, te compartimos nuestros tips para que adaptes tu rutina de cuidado de la piel de la mejor manera para convivir con el invierno. 

1. Elegí un limpiador más suave

Tu piel se vuelve más sensible durante las épocas frías y te agradecerá que elijas productos más amables que los que usabas en verano. ¿Cómo descubrir si tu limpiador es ideal? Presta atención a tu piel después de limpiar tu cara: ¿se siente fresca o se tensa rápidamente? Busca siempre los productos que dejen tu piel con sensación de frescura.

2. Hidratá

¿La clave para tener una piel sana durante el frío? Hidratar por capas.

Durante el otoño y el invierno, nuestra piel produce menos aceites naturales… lo que implica que necesitás una hidratación más profunda y más frecuente.

Además de tomar mucha agua, te recomendamos:

  • Aplicar sérum facial. El invierno es el momento perfecto para incorporar el sérum a tu rutina diaria. Si aún no lo haces, te recomendamos que pruebes el Serum facial royal caviar, que contiene extracto de caviar negro y ácido hialurónico.
  • Optar por una hidratante con textura más densa. En épocas más cálidas, optamos por cremas más livianas pero en las frías, es mejor priorizar las más espesas. Te recomendamos una crema hidratante a base de ingredientes naturales.

3. La exfoliación

¿Te cansas del color apagado y opaco de tu piel en invierno? La exfoliación te ayuda a recuperar ese brillo y vitalidad que se pierde en estos meses. Al igual que el limpiador, te sugerimos que elijas un exfoliante más suave para no causar irritaciones ni molestias.

4. Cuidá tus manos

Las manos son las que más sufren: están expuestas en todo momento y con tanto lavado y alcohol en gel se resecan muchísimo.

¿Nuestra recomendación? Cuídalas con   un buen jabón natural y una crema de manos que puedas llevar con vos a donde vayas.

5. ¡No te olvides del resto del cuerpo!

Hace frío, estamos cubiertas de los pies a la cabeza y nos olvidamos que la piel debajo de tanta ropa también se estresa ante los cambios. Mantené todo tu cuerpo hidratado aplicando una crema corporal hidratante después de la ducha, antes de irte a dormir y cuando sientas que la necesita.

Seguí estas recomendaciones y vas a estar lista para convivir con el invierno. 

Vos, ¿cómo preparás tu piel para el frío?


1 comentario


  • Deby

    Gracias por este consejo, sinceramente no tenía en cuenta el cambio en mi piel en el frío y hacía la misma rutina siempre! a aprender algo nuevo.


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados